Probióticos

Los Probióticos son microorganismos vivos que, cuando son suministrados en cantidades adecuadas, promueven beneficios en la salud del organismo.

Son útiles para reequilibrar la actividad del intestino en problemas tales como:

• Intestino con tránsito lento

• Gases

• Hinchazón intestinal.

• Mala digestión y absorción de los principios nutritivos en particular en caso de intolerancia    a la lactosa.

• Candidiasis

• Infecciones genito-urinarias

• Efectos asociados a antibioticoterapia.

• Diarreas infecciosas o diarreas del viajero durante la estancia en países de clima tropical o      con bajo nivel higiénico.

• Intolerancias alimentarias.

• Bajas defensas inmunitarias.

• Efectos secundarios asociados a las vacunas.

• Alteraciones en la flora bacteriana intestinal y del tránsito intestinal (hinchazón,        meteorismo, intestino irritable), en situaciones de estrés y desórdenes alimenticios o    alimentación pobre en fibras (fruta y verdura).

Probióticos
Algunos alimentos como el yogur, el kéfir, el chucrut, el tempeh, las microalgas o el miso, contienen probióticos naturales, y son muy importantes en nuestra dieta. Sin embargo, a veces, muchos de esos microorganismos, no resisten las altas concentraciones de ácido del estómago y mueren en el proceso de la digestión. En ese caso, se hace necesario el consumo de suplementos naturales, que refuercen nuestra flora intestinal y nuestro sistema inmunológico.
Hay muchos estudios científicos que sugieren que la ingesta de estos suplementos beneficia a las personas con problemas de colesterol, hipertensión, infecciones respiratorias, inflamaciones intestinales, alergias alimentarias o úlceras gástricas.
Otros beneficios de los probióticos que están ampliamente probados:
  • Problemas intestinales: gastroenteritis, gases, diarrea o estreñimiento.
  • Después de la toma de antibióticos, para regenerar la flora intestinal perdida.
  • Cuando procesos agudos de estrés en el organismo, que afecten directamente a la flora intestinal.
  • En personas con enfermedades como la celiaquía, para favorecer la correcta absorción de los nutrientes en el proceso digestivo.
0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *