Es primavera… Tiempo de Espirulina

La primavera es el momento del año más alegre, colorido y además, suele ser agotador.

Todos hemos oído hablar de la famosa astenia primaveral, un trastorno adaptativo que es muy frecuente en esta época año y que provoca cansancio, desgana y hasta una cierta tristeza o melancolía. También se ha observado que en primavera somos más propensos a pillar catarros o resfriados.

Pero, ¿por qué?

Porque en primavera nuestro organismo hace un esfuerzo extra por eliminar los residuos y tóxicos que ha acumulado durante los meses anteriores.

 

Hay algunas pautas de alimentación que van bien en esta época:

 

  • Priorizar una alimentación vegetal
  • Añadir a la dieta hortalizascomo crucíferas, alcachofas, hojas verdes…
  • Incorporar en la medida de lo posible especias como lacúrcuma o el jengibre

 

En general, se trata de escoger aquellos alimentos que nos ayudarán a limpiar nuestro organismo.

Y en esa labor de depuración contamos con algunas ayudas especiales. Una de ellas es, por sus propiedades detoxificantes y estimulantes, y su alta concentración en nutrientes, la espirulina.

 

EL ALGA DE LOS ASTRONAUTAS

La espirulina es, en realidad, un conjunto de microorganismos bacterianos que crece en algas de océanos y lagos, y que es considerada un superalimento por tener una alta concentración en nutrientes.

Por un lado, la espirulina contiene una gran cantidad de proteínas de alto valor biológico (para hacernos una idea, aproximadamente el 70% de su peso en seco es proteína) y es, por tanto, un complemento interesante tanto para quienes llevan una dieta vegana como para quienes practican deporte, pues ayuda a la recuperación de la musculatura después del ejercicio.

 

El alga espirulina es la aliada perfecta para la primavera: ayuda a depurar el organismo y fortalece nuestro sistema inmunitario.

Además, es rica en vitaminas, minerales y antioxidantes, como betacarotenos, vitaminas del grupo B, vitamina E y hierro.

Asimismo, destaca la presencia de clorofila, una sustancia que le da ese característico color verde y que es responsable de algunos de sus principales beneficios para la salud.

La clorofila de la espirulina tiene potentes propiedades antioxidantes, ayuda a eliminar metales pesados -como el arsénico y el mercurio- y, en general, a depurar el organismo. Además, esta sustancia aumenta los niveles de hemoglobina y tiene un alto contenido en hierro.

La espirulina fortalece el sistema inmunitario y ejerce una protección frente a virus y otros microorganismos patógenos.  También se ha visto que inhibe la proliferación de la cándida.

 

Todas estas bondades hacen que los astronautas de la NASA utilicen la espirulina como complemento alimenticio durante sus misiones. También ha sido reconocida por las Naciones Unidas como alimento para combatir la anemia y la malnutrición en situaciones de emergencia humanitaria.

 

CÓMO TOMAR ESPIRULINA

Puedes añadir espirulina fácilmente a un batido (si se compra en polvo) o tomarla en forma de tabletas.

Te enlazamos aquí una receta para un Batido verde con alga espirulina

 

Los complementos no reemplazan a una alimentación equilibrada, pero pueden ser un buen apoyo en un momento puntual, como puede ser la primavera, con sus exigencias. Asimismo, es recomendable tomarlos bajo la supervisión de un especialista de confianza que evalúe su idoneidad, dosis y duración de la toma (hay que ir haciendo descansos).

Y, muy importante, los complementos alimenticios deben provenir de fuentes naturales y, en la medida de lo posible, ser ecológicos.


Fuente:  Solnatural.bio – Un artículo de Pilar Rodrigáñez Riccheri – Dietista

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *