Alimentos de temporada: Primavera

Hoy en día, y gracias a la globalización, es posible consumir casi cualquier alimento sin importar la época del año ni el lugar del planeta en que nos encontremos. Esto implica un elevado coste medioambiental; además, perdemos calidad, sabor, aroma en los productos e incrementa el precio de los alimentos.

Por ello, hemos decidido elaborar una guía con los productos de temporada de primavera que además, puedes conseguir de cultivo nacional.

Consumir alimentos ecológicos de temporada tiene muchas ventajas:
  • Nuestro cuerpo lo agradece pues le estaremos dando justo lo que necesita en cada estación.
  • Tienen mejor sabor y aroma pues están sembrados y recogidos en las condiciones naturales óptimas, y cuando su madurez alcanza el punto perfecto de maduración.
  • El medioambiente lo agradecerá también pues consumir alimentos de temporada y de cercanía reduce las emisiones de CO2 y contribuye a bajar los niveles de contaminación ambiental. Además los alimentos ecológicos no utilizan pesticidas ni químicos que contaminen o dañen la tierra ni las aguas.
  • Son más baratos con lo cual nuestra economía también se verá beneficiada.

Consumir alimentos de temporada es, pues, una forma inteligente de alimentarnos.

Te contamos cuáles son los principales alimentos de invierno que puedes encontrar en España y qué beneficios tienen para tu salud:

Frutas de primavera

 

 

Algunas frutas de verano, se suelen adelantar y aparecen en las fruterías ya a mediados de mayo. Es el caso de los melocotones, las nectarinas, las ciruelas, los melones y los albaricoques. Pero, también tenemos algunas frutas que son específicas de primavera:

Aguacate

El principio de la primavera es la época idónea para consumir el aguacate. Es versátil y podemos usarlo en multitud de recetas. Su untuosidad nos permite desde ponerlo en nuestras tostadas hasta usarlo para emulsionar y unir salsas. Aporta grasas saludables, contiene proteínas, hidratos de carbono, fibra, calcio, hierro, zinc, potasio. Es rico en vitamina A, C, calcio, ácido oleico y ácido fólico.

Nísperos

Es una de las primeras frutas que nos brinda la estación primaveral. Es muy importante consumirlos bien maduros porque de lo contrario podrían resultar indigestos. Aportan muy pocas calorías, por lo que son grandes aliados en las dietas de pérdida de peso. Contienen mucha fibra, por lo que facilitan la digestión y el tránsito intestinal. Son ricos en flavonoides y ácidos ursólicos, eso los convierte en protectores de nuestro hígado. Tienen niveles altos de taninos y por lo tanto poseen propiedades antiinflamatorias. Son además diuréticos y saciantes.

Fresones

Además de su exquisito sabor, esta fruta nos aporta vitamina C y fibra, aumenta las defensas, es depurativo, ayuda al tránsito intestinal. contiene potasio, vitamina K y magnesio. Aporta fenoles con poder antioxidante y antiinflamatorio. Tiene un 85% de agua, por lo que posee  propiedades diuréticas. Su consumo en el embarazo es muy recomendado debido a su alto contenido en ácido fólico.

Arándanos azules

Tienen un gran aporte de antioxidantes y vitamina A. Aunque son originarios de América del Norte, hace tiempo se cosechan con gran éxito y de muy buena calidad en la zona de Huelva, así que, sí, es posible conseguirlos de procedencia nacional. Son ricos en minerales (potasio, hierro, magnesio, zinc, manganeso). Tiene muy pocos hidratos de carbono. Son muy eficaces en el tratamiento y prevención de infecciones urinarias.

Cerezas

Aparecen ya al final de primavera y no solo nos brindan unos paisajes hermosísimos durante la floración y antes de la cosecha. Es una de las pocas frutas que en España podemos asegurar que consumimos estrictamente en temporada. Es aconsejable consumirla bien maduras, cuando su color es más intenso, ya que sus nutrientes estarán al máximo de su concentración. Contienen antioxidantes y melatonina, lo que ayuda a regular los ciclos del sueño. Son ricas en antocianinas, lo que las convierte en grandes aliadas para combatir la inflamación y el dolor articular y muscular.

Kiwis, que muchos creen que es un cítrico y no lo es, aunque sí es el rey de la vitamina C. Además, un kiwi en ayunas te ayudará al tránsito intestinal.

Cítricos como las naranjas, limones o pomelos

Nos aportan obre todo gran cantidad antioxidantes y fibra (soluble e indisoluble). Vitamina C – Vitaminas del grupo B – Minerales – Ácido cítrico. Contribuyen a reforzar nuestro sistema inmunológico. Favorecen la absorción del hierro. Previenen el estreñimiento. Están disponibles desde noviembre hasta bien entrado el verano.

Plátano

Una mención especial merece el Plátano de Canarias, que si bien no es de proximidad para los que vivimos en la península, es una fruta con grandes propiedades nutritivas y, por la excepcionalidad del clima de las islas, se recoge durante todo el año.

 

Verduras de primavera

 

Espárragos

Es el rey indiscutible entre marzo y mayo. Bajas calorías, pero gran cantidad de nutrientes, sobre todo los verdes. Alto contenido en fibra. De gran ayuda en dietas de pérdida de peso. Diurético. Aporta antioxidantes, vitaminas C y E. Se recomienda prepararlos a la plancha y al dente, para preservar al máximo sus propiedades nutricionales.

Alcachofas

Mayo es el mes ideal para el consumo de alcachofas. Además de su exquisito sabor, la alcachofa aporta muchos minerales y vitaminas como el potasio, el sodio, calcio y vitamina A que nos ayudará a frenar el envejecimiento de nuestras células y la piel. Rica en fibra, protege contra el estreñimiento y es un alimento muy saciante.

Cebollas 

El 90 % de su composición es agua. Por ello, sorprende que en el 10% restante encontremos los siguientes nutrientes:

Aceites esenciales: responsables de la mayoría de las propiedades de la cebolla que más adelante comentaremos, aunque también son culpables del molesto lagrimeo que sufrimos cuando la pelamos.
Vitaminas del grupo B: necesarias para el correcto funcionamiento del sistema nervioso y del inmunitario.
Vitaminas E y C: con acción antioxidante que juegan un importante papel en la prevención del envejecimiento celular y las enfermedades degenerativas.

Múltiples minerales y oligoelementos: la cebolla es rica en potasio, magnesio, fósforo, calcio, sodio y azufre entre otros.
Aminoácidos esenciales: una deficiencia de este nutriente podría provocar fatiga, estrés y mareos.
Fibra: la cebolla cuenta con fibra que ayudaría a mejorar nuestro sistema digestivo, favoreciendo la ingesta de nutrientes y la eliminación de desechos.

Puerros

Alimento de escaso aporte calórico. Aporta mucha fibra y por lo tanto facilita el tránsito intestinal. Destaca por su contenido en hierro. Rico en folatos y vitamina C, por lo que resulta un buen antioxidante. También son destacables sus niveles de potasio, fósforo y yodo.

¡No deseches las hojas! Son su parte más rica y con mucho aporte de clorofila.

Ajos tiernos

Con propiedades similares a las del ajo, tiene un sabor más suave por su alto contenido en agua; son ideales para preparar revueltos o añadir a guisos de verdura. Contienen pequeñas cantidades de hierro, silicio, azufre, yodo, manganeso selenio y vitaminas B1, B2, B6 y C. Ayudan a a digestión, reducen el colesterol, son un buen descongestionante antibiótico natural.

Brócoli

Perteneciente a la familia de las crucíferas, el brócoli es el rey de los antioxidantes. Muy rico en vitaminas y minerales, sus propiedades nutricionales son bien conocidas por todos. Combina bien en todo tipo de recetas: sopas, ensaladas camperas, woks, gratinados, cremas y purés de verduras…

Es una gran fuente de hierro y un buen desintoxicante. Aporta calcio, fósforo, magnesio y zinc. Su contenido en zeaxantina, beta-caroteno y vitamina A convierten al brócoli en un protector de la salud ocular. Tiene un alto contenido en vitamina C y es rico en fibra, por lo que es bueno para combatir el estreñimiento.

Otras verduras de primavera:

La primavera es una estación muy propicia para el consumo de verduras variadas pues tenemos muchísimas opciones donde elegir. Estas son algunas de ellas. Puedes combinarlas en tus platos y añadirán un importante aporte de nutrientes.

  • Judías verdes
  • Habas tiernas
  • Tirabeques
  • Guisantes
  • Acedera, achicoria
  • Coles de hoja
  • Coliflor
  • Rábanos
  • Zanahorias
  • Lechuga
  • Calabacín
  • Patata 

Setas de primavera

 

Las setas son un alimento completo y con múltiples beneficios para nuestra salud. Pueden usarse en sustitución de la carne en numerosas recetas vegetarianas y su sabor siempre enriquece cualquier plato.

Pero además:

  • Aportan fibra insoluble
  • Tienen un alto poder saciante y apenas aportan calorías
  • Contienen elementos antioxidantes: vitaminas (vitaminas A, C y D; vitaminas del grupo B, y minerales como hierro, fósforo, yodo, magnesio, selenio, calcio, potasio, zinc)
  • Su proteínas tienen todas las ventajas de las proteínas minerales y los beneficios de las de origen animal, sin sus contraindicaciones)
  • Faborecen la diversidad de la microbiota
  • Son ricas en betaglucanos por lo que tienen un efecto antinflamatorio
  • Ayudan a reducir el llamado «colesterol malo»

Por todas esas razones y su increíble sabor, incorporar setas a nuestra alimentación solo puede aportarnos grandes beneficios.

Perretxiko o seta fina

También conocida como Mansarón o Seta de San Jorge (porque aparece en torno al 23 de abril) es una verdadera delicia gastronómica.

Marzuelo

Empieza a brotar en marzo en zonas de pinares, hayedos o robledales. Se dice que el marzuelo es un buen energizante y contiene sustancias probióticas. Muchos animales se alimentan de ellas en esta época del año.

Boletus

La primavera es una buena época para consumir las distintas especies de boletus:

  • Boletus lepidus
  • Boletus edulis
  • Boletus Pinicola

Trufas del desierto

También proliferan en primavera las turmas o trufas del desierto (Terfezia claveryi) asociadas a las hierbas turmeras, plantas herbáceas propias de los terrenos secos y calcáreos del centro peninsular que aparecen en la superficie cuando la tierra se agrieta.

Algunas recetas con productos de temporada de primavera

Un primero:

Un segundo:

Una merienda:

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *