Entradas

Menú macrobiótico. Descubre la cocina del equilibrio

¿Qué es la macrobiótica?

La macrobiótica es mucho más que una forma de alimentación, es un modo de entender la vida que persigue la evolución personal hacia un desarrollo del ser humano más consciente. Para ello considera necesario alcanzar una armonía en todos aspectos de la vida, y la alimentación es, por supuesto, uno de los pilares fundamentales para lograr ese equilibrio. En este pilar, el de la alimentación, nos centraremos en esta entrada.

Reglas de la cocina macrobiótica

A muchos la cocina macrobiótica les suena a «dieta rara y complicada de seguir». Nada más lejos de la realidad.

La cocina macrobiótica nos brinda la oportunidad de hacer una alimentación sana y equilibrada y, lejos de complicarnos la vida, sus principios son muy sencillos.

Lo fundamental es:

  • Tomar los alimentos integrales y lo menos procesados posible

(aporte de fibra, alimentos más ricos en nutrientes)

  • Las elaboraciones deben ser siempre de cocción lenta

(conservamos mejor las propiedades del alimento durante el cocinado)

  • Las verduras se cocinan o bien al vapor o bien sin líquido (o con muy poquito líquido si fuera necesario incorporarlo). También se pueden hacer a la plancha o saltear en wok. Y muy importante: se dejan al dente

(el vapor o la cocción seca concentra las vitaminas y minerales evitando que se pierdan en el agua de cocción)

  • Evitaremos los fritos, horneados y barbacoas

La regla de las proporciones

La dieta macrobiótica se basa en conseguir un equilibrio en los alimentos que tomamos en cada comida.

Ese equilibrio se conoce como la proporción 40+40+20. Lo explicamos:

En cada plato que tomemos debemos procurar poner

  • 40% de cereales y legumbres
  • 40% de verduras/ensaladas (preferiblemente de hoja verde)
  • 20% de proteínas

 

¿Verdad que no es complicado?

Bueno, si aún así tienes dudas, para que sea más fácil todavía te vamos a dar unos cuántos ejemplos

8 ejemplos de menús macrobióticos

1. Arroz integral salteado con pasas y semillas / Brócoli / Tofu a la plancha marinado con soja

2. Cuscús de kamut con ajo y perejil / Wok de verduras / Lentejas con curry

3. Tabulé de quinua / Ensalada verde con semillas de girasol / Salmón al vapor

4. Garbanzos con verduras / Brócoli / Croquetas de mijo

5. Arroz basmati / Nishime / Tempeh marinado con tamari

6. Espaguetis de calabacín / Quinua con salteado de setas / Mejillones al vapor

7. Puré de lentejas rojas / Judías verdes / Tortilla francesa

8. Tallarines de lechuga de mar / Espinacas salteadas / Revuelto de tofu

 

Vale, vale, ya sé que alguno se habrá preguntado ¿qué es el Nishime?

Es la cocción sin agua a fuego lento y puedes ver una receta pinchando aquí.